• Libertad Negativa Vs. Libertad Positiva. (Pero la verdadera libertad probablemente no existe.)

    ¿Qué es la libertad?


     La libertad (en latín: libertas, -ātis)1​ es la capacidad de la conciencia para pensar y obrar según la propia voluntad de la persona.
    Según las acepciones 1, 2, 3 y 4 de este término en el diccionario de la Real Academia Española,1​ el estado de libertad define la situación, circunstancias o condiciones de quien no es esclavo, ni sujeto, ni impuesto al deseo de otros de forma coercitiva. Wikipedia.

    Pixabay

    Creo que los seres humanos aman los conceptos. Y hemos inventado muchas palabras para cosas que no existen. Personalmente amo la palabra libertad. Es una idea hermosa, un objetivo hermoso, algo hermoso en lo que pensar. Y es hermoso pensar que la tienes, e incluso vivir de acuerdo con ese pensamiento. Como si pudieras poseer tal cosa.

    Todos nosotros pensamos que deberíamos poder hacer lo que queramos, cuando queramos, con poca o ninguna repercusión. Si no podemos, entonces aparentemente, no somos libres. La parte divertida es que creemos que sabemos lo que queremos y lo que necesitamos. Sí, claro, ¡porque somos tan sabios!

    Me encontré con dos conceptos de libertad que llamaron mi atención:

    Imagina que has estado en prisión durante 50 años, encadenado al suelo todo ese tiempo. Obviamente no quieres esta situación, ¿verdad? Finalmente, eres liberado de tus cadenas. ¿Qué haces ahora? No has estado en el mundo exterior durante 50 años. Ni siquiera sabes por dónde empezar. Pero eres libre de ir y descubrirlo.


     

    Libertad negativa Vs. Libertad positiva.

     


    Libertad negativa (o derecho negativo) es aquella que se define por la ausencia de coacción externa al individuo que desee realizar un curso de acción determinado. Wikipedia.

    Libertad de. Aquí es donde empieza. En la vida real tenemos toneladas de restricciones. Probablemente más de las que piensas. Porque básicamente desde que nacemos la sociedad nos pone cadenas invisibles. Tienes que vestirte, para empezar. Ni siquiera hablemos sobre vestir de cierta manera, dejémoslo en: tienes que usar ropa. (A menos que nazcas en una sociedad nudista, si es así, genial para ti.) ¿Alguna vez has visto a un niño tener una rabieta porque no quiere vestirse? A veces incluso se les permite correr desnudos… qué hermosa vida, cuando te permiten actuar como un total loco. Así es que se cría.

    La verdad es que, porque vivimos en sociedad, obviamente tenemos que tener reglas y normas para evitar el caos. No, no puedes matar a tu vecino por ser un idiota. No, no puedes avanzar si el semáforo está en rojo. No, no puedes robar eso incluso si lo necesitas. Esta es solo la parte legal. Hay cosas que puedes hacer pero probablemente evites porque SABES que en realidad no deberías. Entonces no, no puedes gritar en una iglesia (¿es ilegal?).

    Así que debes actuar de cierta manera, esta es la parte realmente mala. No puedes usar una falda si eres un niño. No puedes hacerte un tatuaje en la cara si quiere ser maestro/profesor. Las chicas no dicen groserías.

    Toda esta falta de libertad para hacer, ser. El mundo exterior impone de manera tan intensa que empiezas a imponerte estas cosas a ti mismo y a las generaciones venideras. Ni siquiera te das cuenta, así son las cosas y listo. Algunas son necesarios, pero algunas son ridículos. Al final, ¿quién decide cuál es cuál?


    Se entiende por libertad positiva la capacidad de cualquier individuo de ser dueño de su voluntad, y de controlar y determinar sus propias acciones, y su destino. Wikipedia.

    Si eres libre de, eres libre para. Creo que esta es la parte más difícil. Si fueras libre para matar a alguien, ¿lo harías? Con un gran poder viene una gran responsabilidad. Si tuvieras total libertad, no significaría que sabrías qué hacer con ella. No significa que elegirías bien. Pero decir que eres libre no significa que no seas responsable.

    Ya ves, la “libertad de” no tiene un significado real si no sabes qué hacer con eso. Primero debes descubrir quién eres realmente. ¿Quién eres sin todas esas restricciones? Nada realmente te impide llevar esa falda, hombre. Entonces, ¿por qué no? Lo más probable es que ni siquiera quieras usarla, porque “no fue hecha para ti.” Pero las faldas son súper cómodas, lo juro. No dejes que tu masculinidad sea tan frágil, que usar una falda amenace todo eso hasta hacerte sentir inseguro.

    Hablando de política y países, por ejemplo. ¿Qué hace un país después de que es libre de su gobierno tiránico? ¿Que viene después? Tiene que construir algo nuevo. ¿Pero que? ¿Cómo?

    Nota importante: su libertad termina donde comienza la mía.

    Lastimar a alguien solo porque puedes, no significa que eres libre. Significa que eres un idiota. Y eres un prisionero de tus pensamientos de idiota. Lo siento.

     


    Libertad real.


     

    Mi visión de la libertad es que seas tú mismo. – Osho

    Entonces, al final, ¿la libertad es real? Si quieres ser 100% libre, debes irte a un bosque y vivir para siempre solo. No hay forma de tener una sociedad libre de normas y reglas. Esas siempre existirán. Y luego, tienes un cuerpo humano. Tienes límites, lo siento. No puedes volar (¿o puedes?). Lo que puedes esperar es tener suficiente coraje para ser tú mismo.

    Pero ten en cuenta que ser tú mismo significa muchas cosas, no significa hacer lo que quieras. Seguramente “lo que quieras” son solo pensamientos programados en tu cerebro por fuentes externas también. Debes reprogramar todo lo que crees que eres. Esta es una tarea difícil.

    Nos identificamos con demasiadas cosas que no tienen nada que ver con nosotros, y terminamos creyendo que no seríamos nada sin ellas. ¿Quién serías sin tu pasado? Muchas cosas te han moldeado en lo que eres hoy. Algunas ni siquiera te gustan. Pero no puedes evitarlo. Excepto que puedes.

    No se trata de cambiar, se trata trasformarte para convertirte. Convertirte en lo que ya eres. Es como pelar una cebolla. Tu verdadero yo está escondido en el centro. A tu alrededor hay toneladas de máscaras. Miedos, costumbres, tradiciones, inseguridades.

    Has tenido muchas voces dentro de ti hasta ahora. La voz de la sociedad, la voz de tu madre, de tu padre, de tus amigos. Todo diciéndote lo que es correcto y lo que no. Lo que es genial y lo que no. ¿Dónde está tu propia voz? Ve a encontrarla. Y no tengas miedo de lo que puedas encontrar. O sí, pero no dejes que el miedo te detenga.

    HONESTIDAD. ¿Recuerdas? ¿No lo has oído por ahí?

    La verdad te hará libre.


    Imágenes de pixabay